En Instagram

Una barca en peligro

 
En una simple barca es posible naufragar en medio del mar, en una simple vida apoyada en nuestras propias fuerzas es muy probable que nuestros sueños y proyectos se hundan en medio de las dificultades y circunstancias adversas que se vienen de camino. Todos estamos expuestos a desfallecer ante los grandes obstáculos que se presentan en la vida, pero muy pocos logran comprender los beneficios de estos en el crecimiento personal de cada individuo.
 

Un día empecé a comprender que las dificultades, el sufrimiento y la tristeza, tenían un propósito muy alto en la vida de cada persona. Muchas veces nos quedamos atascados en la impotencia ante un mar embravecido atestado de problemas azotándonos por todos lados. Pero, ¿es esta una oportunidad para conseguir algo importante en mi vida? ¿será posible encontrar algo bueno en esos momentos?

Veamos una gota de vida en este articulo, y nos fijaremos en este pasaje de la Biblia:

"Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba." - Marcos 4:37 -
Un claro ejemplo de que es posible encontrar situaciones complicadas en las que se puede perecer es este. Puntualicemos algo, Jesús luego de enseñar sobre el Reino de los Cielos a sus discípulos y mucha gente, se dirige hacia otro lugar en una barca, se durmió pero esto no significó ningún peligro para los demás, pues estaban acostumbrados a la navegación, algunos eran pescadores, y bueno, lo interesante es que de pronto se desata la fuerza de la naturaleza y "la barca es anegada".

Usted podría ahora mismo encontrarse en una situación muy parecida, desenvolviéndose en lo "suyo", en su profesión, viviendo su sueño quizás, pero en cualquier instante ha llegado el infortunio, un acontecimiento que lo trastorna todo y usted no sabe como resolverlo,, y le parece tan asfixiante porque no se supone que sería incapaz de solucionarlo (usted sabrá lo que estoy diciendo). ¿Qué decisión toma? ¿qué actitud muestra? Porque déjeme decirle que los discípulos de Jesús, se enfrentan a una situación de peligro y nos dice el texto bíblico:

"Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?" - Marcos 4:38 -

Yo no se usted, pero yo veo que después de andar por algún tiempo con el Señor, aún estos muestran preocupación y desespero por semejante situación que ya se les sale de las mano. Actuaron como cobardes, pero ellos erraron para enseñarnos a nosotros que es posible tener una eventualidad parecida en nuestras vidas, sin embargo, ya sabemos que Jesús estaba allí con ellos, pero también podría estar allí contigo si aún no lo has invitado a entrar en tu corazón. Por otro lado, debemos aplaudir que aunque tuvieron miedo, recurrieron a quien sí podía ayudarles, no pusieron su confianza en algún ídolo, dios pagano, brujería ni ideología humana, colocaron sus esperanzas en Jesucristo, el Hijo de Dios, se dirigieron a quien podía salvarles.

Ya debemos comprender que cualquiera que sea tu caso o condición, Jesús puede y desea estar allí para ti, en todo momento, en todo lugar, así tengas miedo, así estés desesperado, o creas que ya mo hay salida. Entonces contemplarás de cerca lo que sucedió al siguiente verso:

"Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza." - Marcos 4:39 -
Y así salvará Jesucristo a quienes confían en Él, a quienes prefieran que esté en sus barcas, de este modo se hará "grande bonanza" en dus vidas.

Acepta a Jesucristo hoy como tú Único Señor y Salvador, pídele que esté en tu barca siempre.

Dios te bendiga.

Hno. Carlos Andrés Ruiz